miércoles, 29 de junio de 2011

Hoy se conmemora la muerte de José Gregorio Hernández, hombre de fe y ciencia


José Gregorio Hernández es tal vez el venezolano más querido del siglo XX. Este venerable que en palabras de la arquidiocesis de Caracas, “Se distinguió por su fe inquebrantable, su castidad perfecta, su humildad y sencillez profunda, su excelencia profesional, su tierna devoción a la Virgen, y su gran amor a Dios y al prójimo.”, no sólo destaca por su extensa labor social como médico y su sentido de la caridad, sino también por su gran labor como médico y científico.

Este trujillano de Isnotú nacido en 1864 estudió medicina en la Universidad Central en Caracas, y realizó estudios de post-grado en la Facultad de Medicinala de la Universidad de París en Microscopia, Histología Normal, Patología y Fisiología Experimental.

A su vuelta a Venezuela no sólo acomete una excelente carrera como médico, sino que además se establece como profesor de las cátedras de Histología Normal y Patología, Bacteriología yFisiología Experimental e instala el Laboratorio de Fisiología Experimental de Caracas en la UCV. Cabe destacar que su cátedra de Bacteriología fue la primera de Latinoamérica.

Fue además fundador de la Academia Nacional de la Medicina. Su capacidad como clínico de someterse al rigor del método anatomoclínico de la escuela francesa y su capacidad de manejar los recursos derivados de las técnicas complementarias de diagnóstico (los datos de la histología patológica, de la bacteriología, de la parasitología y de la fisiología) para lograr una cabal interpretación de los procesos patológicos presentes en el paciente y para crear hipótesis novedosas lo destacan como investigador del más alto grado.

Entre sus alumnos destacan Jesús Rafael Risques, quien fue su sucesor en la cátedra de Bacteriología y Parasitología, y Rafael Rangel, el fundador de la parasitología venezolana.

Desde cualquier punto de vista del que se le mire, bien sea como creyente, médico, o ser humano, este hombre bondadoso y humilde, es un ejemplo a seguir por cualquier persona.